Maniquíes y Charles Frederick Worth.

Como va todo chic@s?

Ayer me pregunto una clienta, por algo tan simple, que quede en blanco. La pregunta en si fue: -Quien invento los maniquíes???

mannequins_paris-black-copper

Los comerciantes desde hace siglos han buscado la manera de mostrar sus productos de la manera mas atractiva; desde llamativas carrozas, puestos en el mercado callejero, durante mucho tiempo el ser humano uso su VOZ, para atraer a los clientes a comprar sus productos, todo fue evolucionando y los comerciantes pasaron a ser propietarios de tiendas, de las cuales algunas disponían de preciosas entradas o vitrinas de cristal; acomodando sus negocios a los cambios que se marcaban en ciudades como New York, París o Milan. Como toda profesión, el Visual merchandising también tiene su bagaje.

Mercado medieval.

Mercado medieval.

Primera tienda de chanel, en la Rue de Cambon 31, en Paris

Primera tienda de chanel, en la Rue de Cambon 31, en Paris

Dicen que la primera tienda de Madrid en tener luz en la fachada y una preciosa vitrina fue esta perfumería.

Dicen que la primera tienda de Madrid en tener luz en la fachada y una preciosa vitrina fue esta perfumería.

Total, yo le conté todo esto, pero realmente no sabia como contestarle. Imaginar mi cara. (Este es el momento en el que os dejo reíros de mi. XD)

Ni corta ni perezosa, con la curiosidad que me caracteriza y para no pasar otro bochornazo. Volví a leer.

Y resulta que encontré un resumen de la familia WORTH. Se les considera como la primera familia que introdujo la Alta Costura, se fundo en París en 1858!!!.

Sr.Charles Frederick Worth, trabajando.

Sr.Charles Frederick Worth, trabajando.

charles-fredrick-worth-lable-19century

Vestido de día 1891 Sr. Worth.

Vestido de día 1891 Sr. Worth.

Charles Frederick Worth, 1889.  "Tulipas Holandesas"

Charles Frederick Worth, 1889. “Tulipas Holandesas”

La casa se creo gracias al señor Charles Frederick Worth de origen Inglés. durante décadas cuatro generaciones de la familia vistieron a las mujeres mas exquisitas de Europa y América, explotando siempre un estilo desbocadamente opulento y lujoso.

Charles Frederick Worth

Creación de Charles Frederick Worth

Abrigo Charles Frederick Wort, mi imagen favorita de su trabajo.

Abrigo Charles Frederick Wort, mi imagen favorita de su trabajo.

La casa creo una agradable atmósfera en todos sus salones, añadían perfumes a sus abanicos de aire, colocaban luces al fondo de sus tiendas, tapizaban suelos y paredes añadían flores a sus vitrinas…

En 1858 abrió su tienda en la Rue de la Paix, asociándose con el sueco Boberg. Worth decidió cambiar las reglas del juego: las clientas debían acudir a su taller para adquirir sus modelos. Los comienzos fueron sencillos, con veinte modistas en el taller y su mujer pasando los modelos. Su primera clienta importante fue la princesa de Metternich. La citada dama le encargó dos modelos, uno de día y otro de noche

En 1858 abrió su tienda en la Rue de la Paix, asociándose con el sueco Boberg. Worth decidió cambiar las reglas del juego: las clientas debían acudir a su taller para adquirir sus modelos. Los comienzos fueron sencillos, con veinte modistas en el taller y su mujer pasando los modelos. Su primera clienta importante fue la princesa de Metternich. La citada dama le encargó dos modelos, uno de día y otro de noche

El prestigio de la casa creció gracias a sus detalles, y Charles busco un socio capitalista encontrando en Otto Gustav Boberg, una mente creativa que le venia como anillo al dedo. Juntos tuvieron la idea de preparar por anticipado, una colección de vestidos que pudieran ser contemplados sobre MUÑECAS DE TAMAÑO REAL, parecidas a las de las modistas del taller,pero con formas femeninas reales he incluso rasgos faciales.

Maniqui antiguo.

Maniqui antiguo.

Busto maniqui 1910

Busto maniqui 1910

A estas muñecas se las llamo maniquiés, como a sus hermanas mayores de los talleres.

Os podría contar mucho mas, pero la sustancia esta en que hasta ese preciso momento los vestidos se ideaban para cada clienta y se construían con ellas de una manera artesanal.

Esta circunstancia, y el echo de ser escogido como modisto oficial de la emperatriz de Francia (Eugenia de Montijo, convirtieron al primer Worth, que murió en 1895, en el padre de la alta costura y de las bases del “MERCHAN”

Este precioso cuadro de Eugenia de Montijo con sus damas de honor, pintado por Franz Xavier Winterhalter con sus maravillosos vestidos nos introduce en el incipiente nacimiento de la alta costura...Charles Frederick Worth (1826-1895) el modisto y autor de estos bellos trajes es el primer "couturier" que firmaba sus creaciones y que consideraba sus vestidos como auténticas obras de arte

Este precioso cuadro de Eugenia de Montijo con sus damas de honor, pintado por Franz Xavier Winterhalter con sus maravillosos vestidos nos introduce en el incipiente nacimiento de la alta costura…Charles Frederick Worth (1826-1895) el modisto y autor de estos bellos trajes es el primer “couturier” que firmaba sus creaciones y que consideraba sus vestidos como auténticas obras de arte

Su sistema de colecciones, una verdadera empresa de creación, investigación mercantil, la creación y comercialización de prototipos de vestidos, fue copiada sucesivamente por otros modistos y perduro durante todo el siglo XX en las mejores casas de moda.

Tienda Worth

Tienda Worth

atget10

Sus hijos Jean Phillipe y Gaton Worth, así como sus nietos Jean Charles y Jaques Worth y sus Biznietos Roger y Maurice Worth mantuvieron la casa abierta en París y Londres, diseñando para la realeza y la aristocracia Europea.

JP Worth, 1900

JP Worth, 1900

Fundaron de la ESCUELA SUPERIOR DE LA COSTURA EN PARÍS (1930) donde se impartían clases de exposición y colocación de producto. Ademas de la Chambre Syndicale de la Haute Couture Francaise.  Adquiriendo uno de los apellidos con mas peso en la moda de mitad del siglo XX.

Escuela superior de Bellas Artes. París.

Escuela superior de Bellas Artes. París.

Maurice Worth puso punto y final a la casa cerrando la firma en 1954, para comenzar una exitosa carrera en la prestigiosa firma Paquin.

paq

Que os parece? yo por lo menos tengo una respuesta. Bien!

Anuncios

Panamá se abre al mundo desde sus ojos: Alegre Saporta, fotografía y el dibujo realista.

Fotografía Alegre Saporta.

Fotografía Alegre Saporta.

La guna aparece en una fotografía del francés David Dukoín y se vuelve real en el retrato a lápiz de 1 metro de alto por 70 centímetros de ancho de la panameña Alegre Saporta Salomón.

"Sailamar" 40x802 Lápiz y carbón.

“Sailamar”

La pintora se topó con Yorbibi en internet y entonces sintió una fuerza ciclónica hasta dibujarla al detalle. La pintura exhibe sus arrugas inmortales, esa mirada sabia, unas texturas en relieve que se mueven y que también son una sola. Alegre y Yorbibi no se conocen, nunca han conversado. Ni el saludo. Pero integran un algo esencial.

“Fue una imagen que me habló. Entonces busqué al fotógrafo, le pedí todos los derechos de autor, y bueno, me decidí a dibujarla. Para eso me compré el papel más grande que había en Artec y así empezó esta historia”. El retrato integra una serie de siete cuadros sobre mujeres gunas que se exhibió en la galería Las Bóvedas; aquella fue su primera exposición.

Alegre Saporta 2015

Alegre Saporta 2015

Cinco o seis años después, el primer miércoles de este verano, Alegre Saporta contaba su vida dedicada a los viajes, la arquitectura, la fotografía, y sobre todo, a la pintura. “Son mis cuatro novios y todos me generan el mismo placer”, recalca la artista.

Asegura que viaja una o dos veces al exterior cada año. Sola o acompañada, pero eso sí, con una cámara fotográfica. Conoce La Habana, la Patagonia argentina y Lima, el Cuzco y Puno. Recorrió varias ciudades españolas, el Tánger, el cabo San Vicente, valorado como la entrada a Europa por la costa portuguesa; y Roma, Venecia y Milán. También Nueva York, “mi favorita”.

Prefiere las ciudades y los destinos latinos. “Por el color, el folclore, lo urbano que tienen, la actitud de sus habitantes”. Son rasgos que después se revelan en sus fotografías. Más adelante van a parar en maquetas, dibujos o pinturas, y así hasta consolidar una sola obra.

“En mi caso, la vida es captar momentos”. Instantes que recoge desde su taller de trabajo en el Casco Antiguo, con una puerta trasera que da al mar, o cuando va en bicicleta camino a su trabajo en las primeras horas del día a través de la 5 de Mayo.

“Cuba me cambió. Detonó esa sed por conocer más. La experiencia duró cuatro días –y en ella estuvo el fotoperiodista panameño Tito Herrera–. Fue un shock el solo hecho de llegar a La Habana. Es esa decadencia hermosa, esos edificios que te cuentan historias, los rostros que hablan sin decir palabra, la gente alegre que aunque tenga poco lo comparte todo”.

ale2

En Argentina se paró frente al glaciar Perito Moreno. “Me voló la mente ver cómo la naturaleza sigue su marcha”. No se esperaba la sensación de un glaciar que al soltar un témpano hace que suene un trueno. Recuerda el sonido del viento frío y cortante por lo seco. En Lima se maravilló con los muchos restaurantes desperdigados en las calles. En Cuzco fue el silencio, y en Puno, las aldeas flotantes del lago Titicaca.

Su papá nació en Marruecos y allá fue Alegre a descubrir un folclore familiar, las claves de un arte que pergeña en sus trabajos. Roma le pareció sucia e insegura porque “un taxista me robó”; Milán en exceso industrial, y Venecia “una máscara”, un “camino” que “es una cultura”.

ale3

LA PALETA
En la madrugada o en las primeras horas de la mañana, Alegre se sienta frente a la ventana de su cuarto, cerca de la Avenida Balboa. Las horas de la noche empiezan ya a teñirse de púrpura. Al otro lado se encuentra la bahía de Panamá, y más allá una miríada de gaviotas que planean sobre unos pelícanos parados muy cerca del Mercado del Marisco. En ese momento la pintora perfila sus obras.

Ya no son los viajes ni los sabores. Tampoco las fotografías o la arquitectura. Es ella misma, “nirvánica”. “Un rato después me pongo a pintar. Entonces no siento y no sé quién soy; estoy como en paz en un tiempo indefinible y que también es una terapia profunda”.

"Chomba"  152x1024.

“Chomba”
152×1024.

Trabaja ahora en una serie de retratos de afropanameñas. Mujeres con el semblante trazado en muchos blancos y negros. El color surge en los turbantes de sus cabezas, en los velos alrededor de ellas. Ahí están el azul de la Patagonia, los tonos pastel de La Habana, los colores del Mediterráneo. El amor y la rabia de una raza. Avanza en esos rostros sin afán, pero también sin pausa, con pulso suelto y un pincel con vida propia, hasta lograr mujeres inmortales.

Frustrada con esa tendencia panameña de querer copiar todo lo foráneo, “precisamente cuando venimos de tantas razas y culturas y por ende somos únicos”, dice que una forma de empezar a “valorar nuestra cultura es mirarnos desde adentro, tratar de comprender quiénes somos”. Forjar “la cultura”, un sector que a Francia le representa “más ingresos que el negocio inmobiliario”.

Fotografía, de la colección Momentos, de Alegre Saporta.

Fotografía, de la colección Momentos, de Alegre Saporta.

Le duele la cinta costera tres. Es un ardor en los ojos. “En este país lastimosamente se piensa más con el bolsillo que con la cabeza o con el corazón mejor”. Aunque son experiencias necesarias. “Holanda tocó fondo para poder ser lo que es hoy. En Panamá pasará eso”. Mientras tanto, mujeres como Alegre Saporta tratan de enderezar un camino. No importan las fallas ni los tropiezos. “La clave es trabajar por la huella que queremos dejar”. Una huella que empieza su trazo en horas crepusculares, de reflexión “nirvánica”, para luego convertirse en flama.

Fotografía. Alegre Saporta 2013

Fotografía. Alegre Saporta 2013

27 AÑOS Y UNA VIDA DE TRAZOS VIBRANTES
• Participó a los 15 años en la Conferencia Global de Jóvenes Líderes Mundiales, en  Washington D.C.
• Se graduó de arquitecta en 2009; licenciatura que obtuvo en la Escuela de Arquitectura y Diseño de América Latina y el Caribe. Su tesis de grado: Dormitorios para estudiantes y profesores en la Ciudad del Saber.
• En la Universidad Internacional de Andalucía hizo una maestría en Energías Renovables, Arquitectura y Ciudad Sostenible.
•  2012 fue un año de experiencias visuales. En abril, recorrió diferentes áreas del país para atrapar en imágenes aspectos vitales de la naturaleza panameña. En septiembre, hizo un curso de fotografía sobre la comunidad  emberá y el río Chagres con el fotógrafo José Ángel Murillo.
• La serie Trazos de la mujer guna se exhibió en 2013 en el museo Juan Manuel Cedeño, en Las Bóvedas de San Felipe.
• Dice el galerista Carlos Weil que imaginación, técnica y pluralidad de medios caracterizan la actividad creativa de Saporta. “Nos obligan a mirar el mundo de la forma en que solo los artistas los logran”.

http://www.alegresaporta.com

Tel: (507)60901693

Info@alegresaporta.com

Redacción publicada en la revisa ELLAS, Panamá del  23 de enero del 2015.